NO DEJES DE COMUNICARTE. EL SILENCIO AISLA

martes, 28 de julio de 2009

PREGUNTAS QUE ME HACEN CON MÁS FRECUENCIA

¿Cuándo un orador es bueno?
Cuando logra que le presten atención la mayor parte del tiempo. Cuando le entienden y cuando le creen.
¿Cuándo es un fracaso?
Se corre el riesgo de fracasar cuando se tocan temas que no domina. Los nervios se notan y traicionan. El publico no le cree por lo tanto le deja de prestar atención.
¿A dónde debe mirar el orador mientras habla?
Cuando es un publico numeroso es imposible mirar a los ojos pero la mirada se debe dirigir siempre con decisión y franqueza. A veces al centro, a veces a los lados. Se debe evitar mirar hacia arriba que denota inseguridad. La mirada siempre debe ir dirigida hacia el entrecejo, así se tiene la sensación de que lo estan mirando a los ojos y se evita que los ojos se muevan demasiado. El contacto visual es importante.
¿Cuáles son los principales defectos de las personas cuando hablan en público?
Hablar sin vitalidad.
No Modular ni vocalizar
Usar un lenguaje demasiado técnico.
¿El orador debe explicar los términos técnicos que utilice?
en el caso de que sea necesario usarlos claro que debe explicarlos. Su objetivo es que todos le entiendan.
Ese error lo comete generalmente el que quiere impresionar porque sabe que no domina el tema, y el publico lo nota y se ofende. En consecuencia deja de prestar atención.
¿Qué hacer para superar los nervios?
Los nervios son normales. Lo que no podemos permitir es que nos dominen y nos hagan hacer o decir cosas que no queremos
La respiración correcta( respiración diafragmática) ayuda muchísimo a tranquilizarnos.
Mientras más preparados estemos mas seguros nos sentiremos.
La improvisación solo es buena para superar escollos pero de ninguna manera debe ser una práctica constante.
RECORDAR:
QUE LA PRIMERA IMPRESIÓN ES LA QUE VALE
HABLAR SIEMPRE LA VERDAD
SONREÍR SIEMPRE SONREÍR

2 comentarios:

KaTe dijo...

Es cierto, la primera impresión vale mucho.

Yo creo que lo importante de una exposición, es mostrar seguridad. Todos tenemos nervios y temor a equivocarnos, para eso podemos APARENTAR que todo marcha bien, ocultar nuestro miedo a equivocarnos, así el público no notará nada extraño y nos admirarán por ello.

Mirar a los ojos al público asistente, mostrar que no tememos nada y que existe mucha seguridad en nosotros.
Y porsupuesto, hacer que el auditorio sea partícipe de nuestra exposición.


Saludos.

KaTe dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.